Cada elemento decorativo de un baño es importante. Normalmente este espacio no suele ser muy grande por lo que hay que saber elegir bien cada detalle para que no quede sobrecargado. Si hay algo que no puede faltar en un cuarto de baño es el espejo. ¿Te imaginas un baño sin uno? ¡Imposible! Aunque estamos acostumbrados a que sean rectangulares o cuadrados, últimamente están muy de moda los espejos redondos. Si estás pensando en hacer una, puedes calcular el coste antes, así sabrás más o menos en qué precios te mueves.

La moda también está muy presente en los baños. Así por ejemplo, ya hemos hablado en alguna ocasión sobre la tendencia en grifería negra, que sustituye los tradicionales grifos plateados por los negros. Sin olvidar los baños de obra o baños con islas que tan presentes están en las revistas de decoración y que cada vez se implantan más en las viviendas.

Pero vamos a centrarnos en los espejos. En todos los baños hay al menos uno, el que pondrás sobre el lavabo. Sin embargo hay quien también se decanta por poner otro de cuerpo entero que permita verse entero cada vez que salga de casa.

En este artículo hablaremos de los espejos redondos. El hecho de tener una forma diferente a la tradicional ya le da al baño un toque distinto a la estancia. Pero además esta forma geométrica permite jugar mucho con el resto de la decoración. Generará más amplitud porque por norma general no se ubicarán muebles en los laterales.

Espejos redondos con luz

Pero los espejos redondos no suelen venir solos. A esta tendencia se les ha sumado la iluminación LED. Esta suma de espejo más luz logra darle al baño una atmósfera diferente, más cálida si te decantas por la luz tradicional o más fría si prefieres la iluminación blanca. Los LED tienen la característica de invadir la estancia creando un espacio mucho más brillante y elegante, justo en esa parte de la casa donde tratamos de ponernos guapos sobre todo cuando vamos a salir de fiesta.

Existe una variante a los espejos redondos con luz: aquellos que incorporan otro espejo en su interior pero en este caso con aumento. Un aportación muy útil para evitar comprar el portátil y que se pierda o rompa constantemente. Una forma muy sencilla de cubrir tus necesidades.

Normalmente los espejos redondos se ofrecen en diferentes dimensiones: los podrás encontrar de 40, 50, 60 70, 80 90 y 100 centímetros de diámetro. Solo tienes que medir el espacio del que dispones y calcular cuál de todas las opciones es la que mejor se adapta a tu baño.

Respecto a su ubicación se pueden colocar bien en la pared o colgados del techo. Aunque los más comunes son los primeros, los segundos son una buena alternativa para darle un toque diferente a la decoración. ¿Dónde recomendamos especialmente los del techo? En aquellos baños donde se ha optado por un estilo tradicional o vintage.

¿Te animas a hacer obras en casa y cambiar el baño? Solo tienes que pedirnos presupuesto para que te orientemos sobre el coste de esta reforma. ¡Sin compromiso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies